Un Ángel la salvó

Teresa era una joven muy hermosa, con unos ojos azules, cabello rizado y unos labios carnosos, todo el que la miraba quedaba encantado con la belleza de aquella joven.

Al igual que muchos jóvenes de su pueblo, Teresa había decidido marchar para la ciudad a estudiar, cada Semana Santa Navidad y en vacaciones regresaba a su pueblo natal a pasar las fiestas con su familia.

Era una joven muy alegre, con un enorme corazón, una persona sin ningun tipo de maldad, que creía que todo mundo era igual que ella, pero gran error pensar así.

Un diciembre como de costumbre viajó para su pueblo, llena de entusiasmo y alegría porque había aprobado todas las asignaturas de ese semestre, para ella no había nada más importante que terminar su licenciatura en Contabilidad.

Cómo de costumbre fue a la fiesta del pueblo, allá se encontró con su amigo y compañero de la escuela, Juan Aquiles, era un joven que ella apreciaba mucho.

Decidieron ir a otro pueblo para ver cómo estaba el ambiente por allá, cómo él era su amigo y estaban acostumbrados a salir juntos desde hacía años, a ella no le pasó por la cabeza las intenciones de Juan, ¡ay que ingenua Teresa!.

A la vuelta para el pueblo no encontraron trasporte, por lo que decidieron irse caminando, !gran error!, Porque cuando se alejaron del poblado, se le tiró encima como cuando una fiera agarra su presa.

Ella le gritaba no lo hagas Juan, somos amigos, pero él con una gran fuerza seguía, de repente se escuchó el ruido de una moto el dejó de forsejear, ella le pidió al conductor que parase, Juan gritó más fuerte no te detengas, para mala suerte de Teresa el conductor no paró.

Ay Dios mío, pare por favor lloraba Teresa, al ver cómo se alejaba la moto, así se alejaba su esperanza de ser rescatada de las garras de aquel animal, ya casi vencida, sus piernas no paraban de temblar, una enorme impotencia embargaba su corazón, no podía creer que su primera vez sería de esa forma.

Cuando Juan ya la estaba venciendo con su fuerza bruta e iba lograr tirarla al suelo, justo en ese instante un coche que se asoma, él la soltó ella empezó a gritar ¡pare, pare!, y corrió hacia el coche.

El conductor al ver la insistencia de la joven, supo que algo no anda bien y se detuvo, ella no podía creer que se había salvado de ser violada por aquella bestia que un día consideró su amigo.

Anuncios
Categorías Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close